El Branding y su encanto: 5 razones para aplicarlo en tu empresa

El término Branding se deriva de la palabra brand que significa marca, por lo tanto, se infiere que tiene que ver con una estrategia enfocada en el nombre de la compañía y precisamente es la construcción de una marca con el objetivo de agregarle valor, personalidad e identidad. Así como la arquitectura es considerada arte, el branding también lo es por los elementos creativos que ocupa para construir un nombre comercial.

 

La relación de posicionamiento con branding es muy estrecha ya que la última es la que ayuda a la primera para estar en el top of mind de los usuarios e incluso todo el trabajo para darle identidad a un nombre comercial y lograr que las marcas estén en el top of heart de los clientes. Si aún hay duda del branding y su encanto, a continuación se presentan 5 razones parar aplicarlo en tu empresa.

 

  1.    Posicionamiento

Antes de comenzar con el proceso para darle valor al nombre comercial de una empresa se debe realizar un análisis con respecto a la esencia y origen de la marca, definir el nicho y la diferenciación del producto, servicio o compañía para luego descubrir cuál es el elemento principal para la comunicación y el posicionamiento. Al identificar la cualidad principal con la que se desea que la marca sea reconocida, los esfuerzos deben estar enfocados en convencer al público sobre dicho atributo para que la mente del cliente lo vaya asociando.

Aunque el posicionamiento no asegura que el público realice la compra del producto o servicio de la compañía, si juega un papel importante en la decisión de compra, también sirve como referencia y reconocimiento en el público por lo tanto implica llegar a más personas y tener probabilidad alta de convertirlo en clientes.

También te puede interesar: Posicionamiento de marca: el primer paso para el top of heart

 

  1. El valor a la marca

Cuando el marketer ha hecho su trabajo perfectamente, el nombre y las patentes tienen más valor que el mobiliario o los inmuebles de la compañía ya que no hay un activo más valorado por los inversores que los signos, palabras o elementos distintivos de una empresa.

Las marcas más caras del mundo precisamente tienen ese título por el nombre comercial debido a los elementos que giran en torno a ellas y no por las ganancias que generan o el valor de los activos tangibles que poseen.

 

  1. Imagen

Así como los seres humanos tienen personalidad que los forma y los distingue, también las empresas tienen esos elementos y lo reflejan a través de características como: nombre, logotipo, diseño y tipografía ya que ayuda a identificarlas de forma rápida y efectiva pero también a asociarlas a ciertos atributos distintivos en un sector.

Aunque para muchos la imagen es una banalidad, para las compañías no lo debe ser ya que es un elemento importante para captar la atención del público y la oportunidad perfecta para seducirlo.

 

  1.    Público correcto

Tener clara la estrategia de marca y la identificación de elementos que se relacionen con el segmento de mercado, atraerá a las personas que aportan más valor a la empresa porque se sentirán identificadas con lo que buscan.

Identificar al buyer persona es un elemento fundamental antes de darle identidad a una marca para que la personalidad de ambas coincidan, para que así el target se sienta identificado con la empresa.

 

  1.    Diferenciación con respecto a la competencia

Otorgar un signo, ícono, elemento o palabra distintiva a una compañía definitivamente hace que sea reconocida con respecto a otras del mismo sector. Algunas marcas se han enfocado en la arquitectura del nombre comercial en tanta proporción, que sin agregar la marca o el logo a sus productos son distinguidas pues han creado una estrategia de posicionamiento fuerte.

 

Algunas empresas le asignan el éxito a su nombre comercial y no están alejadas de la realidad, ya que obtienen muchos beneficios del branding porque es la fórmula de amor perfecta.